Miles Standish: Letra traducida en Español y original - Henry Wadsworth Longfellow

La Letra y la Traducción al Español de Miles Standish - Henry Wadsworth Longfellow
Miles Standish: Letra traducida en Italiano y original - Henry Wadsworth Longfellow Italiano
Miles Standish: Letra traducida en Inglés y original - Henry Wadsworth Longfellow Inglés
Miles Standish: Letra traducida en Español y original - Henry Wadsworth Longfellow Español
Miles Standish: Letra traducida en Francés y original - Henry Wadsworth Longfellow Francés
Miles Standish: Letra traducida en Alemán y original - Henry Wadsworth Longfellow Alemán
Miles Standish: Letra traducida en Portugués y original - Henry Wadsworth Longfellow Portugués
Miles Standish: Letra traducida en Ruso y original - Henry Wadsworth Longfellow Ruso
Miles Standish: Letra traducida en Holandés y original - Henry Wadsworth Longfellow Holandés
Miles Standish: Letra traducida en Sueco y original - Henry Wadsworth Longfellow Sueco
Miles Standish: Letra traducida en Noruego y original - Henry Wadsworth Longfellow Noruego
Miles Standish: Letra traducida en Danés y original - Henry Wadsworth Longfellow Danés
Miles Standish: Letra traducida en Hindi y original - Henry Wadsworth Longfellow Hindi
Miles Standish: Letra traducida en Polaco y original - Henry Wadsworth Longfellow Polaco
A continuación encontrará letras , video musical y traducción de Miles Standish - Henry Wadsworth Longfellow en varios idiomas. El video musical con la pista de audio de la canción comenzará automáticamente en la parte inferior derecha. Para mejorar la traducción, puede seguir este enlace o presionar el botón azul en la parte inferior.

Miles Standish
Letra de Henry Wadsworth Longfellow

In the Old Colony days, in Plymouth the land of the Pilgrims,
To and fro in a room of his simple and primitive dwelling,
Clad in doublet and hose, and boots of Cordovan leather,
Strode, with a martial air, Miles Standish the Puritan Captain.
Buried in thought he seemed, with his hands behind him, and pausing
Ever and anon to behold his glittering weapons of warfare,
Hanging in shining array along the walls of the chamber,—
Cutlass and corselet of steel, and his trusty sword of Damascus,
Curved at the point and inscribed with its mystical Arabic sentence,
While underneath, in a corner, were fowling-piece, musket, and matchlock.
Short of stature he was, but strongly built and athletic,
Broad in the shoulders, deep-chested, with muscles and sinews of iron;
Brown as a nut was his face, but his russet beard was already
Flaked with patches of snow, as hedges sometimes in November.
Near him was seated John Alden, his friend, and household companion,
Writing with diligent speed at a table of pine by the window;
Fair-haired, azure-eyed, with delicate Saxon complexion,
Having the dew of his youth, and the beauty thereof, as the captives
Whom Saint Gregory saw, and exclaimed, 'Not Angles, but Angels.'
Youngest of all was he of the men who came in the Mayflower.

andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp; Suddenly breaking the silence, the diligent scribe interrupting,
Spake, in the pride of his heart, Miles Standish the Captain of Plymouth.
'Look at these arms,' he said, 'the warlike weapons that hang here
Burnished and bright and clean, as if for parade or inspection!
This is the sword of Damascus I fought with in Flanders; this breastplate,
Well I remember the day! once saved my life in a skirmish;
Here in front you can see the very dint of the bullet
Fired point-blank at my heart by a Spanish arcabucero.
Had it not been of sheer steel, the forgotten bones of Miles Standish
Would at this moment be mould, in their grave in the Flemish morasses.'
Thereupon answered John Alden, but looked not up from his writing:
'Truly the breath of the Lord hath slackened the speed of the bullet;
He in his mercy preserved you, to be our shield and our weapon!'
Still the Captain continued, unheeding the words of the stripling:
'See, how bright they are burnished, as if in an arsenal hanging;
That is because I have done it myself, and not left it to others.
Serve yourself, would you be well served, is an excellent adage;
So I take care of my arms, as you of your pens and your inkhorn.
Then, too, there are my soldiers, my great, invincible army,
Twelve men, all equipped, having each his rest and his matchlock,
Eighteen shillings a month, together with diet and pillage,
And, like Caesar, I know the name of each of my soldiers!'
This he said with a smile, that danced in his eyes, as the sunbeams
Dance on the waves of the sea, and vanish again in a moment.

Alden laughed as he wrote, and still the Captain continued:
'Look! you can see from this window my brazen howitzer planted
High on the roof of the church, a preacher who speaks to the purpose,
Steady, straight-forward, and strong, with irresistible logic,
Orthodox, flashing conviction right into the hearts of the heathen.
Now we are ready, I think, for any assault of the Indians;
Let them come, if they like, and the sooner they try it the better,—
Let them come if they like, be it sagamore, sachem, or pow-wow,
Aspinet, Samoset, Corbitant, Squanto, or Tokamahamon!'
andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp; Long at the window he stood, and wistfully gazed on the landscape,
Washed with a cold gray mist, the vapory breath of the east-wind,
Forest and meadow and hill, and the steel-blue rim of the ocean,
Lying silent and sad, in the afternoon shadows and sunshine.
Over his countenance flitted a shadow like those on the landscape,
Gloom intermingled with light; and his voice was subdued with emotion,
Tenderness, pity, regret, as after a pause he proceeded:
'Yonder there, on the hill by the sea, lies buried Rose Standish;
Beautiful rose of love, that bloomed for me by the wayside!
She was the first to die of all who came in the Mayflower!
Green above her is growing the field of wheat we have sown there,
Better to hide from the Indian scouts the graves of our people,
Lest they should count them and see how many already have perished!'
Sadly his face he averted, and strode up and down, and was thoughtful.

andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp;andnbsp; Fixed to the opposite wall was a shelf of books, and among them
Prominent three, distinguished alike for bulk and for binding;
Bariffe's Artillery Guide, and the Commentaries of Caesar,
Out of the Latin translated by Arthur Goldinge of London,
And, as if guarded by these, between them was standing the Bible.
Musing a moment before them, Miles Standish paused, as if doubtful
Which of the three he should choose for his consolation and comfort,
Whether the wars of the Hebrews, the famous campaigns of the Romans,
Or the Artillery practice, designed for belligerent Christians.
Finally down from its shelf he dragged the ponderous Roman,
Seated himself at the window, and opened the book, and in silence
Turned o'er the well-worn leaves, where thumb-marks thick on the margin,
Like the trample of feet, proclaimed the battle was hottest.
Nothing was heard in the room but the hurrying pen of the stripling,
Busily writing epistles important, to go by the Mayflower,
Ready to sail on the morrow, or next day at latest, God willing!
Homeward bound with the tidings of all that terrible winter,
Letters written by Alden, and full of the name of Priscilla,
Full of the name and the fame of the Puritan maiden Priscilla!

Miles Standish
Traducción de Henry Wadsworth Longfellow en Español

En los días de la colonia vieja, en Plymouth la tierra de los peregrinos,
De un lado a otro en una habitación de su simple y primitiva morada,
Vestido con jubón y calzas, y botas de cuero cordobés,
Camina, con aire marcial, Miles Standish, el Capitán Puritano.
Parecía hundido en sus pensamientos, con las manos detrás de él, y haciendo una pausa
De vez en cuando para contemplar sus brillantes armas de guerra,
Colgando en brillante arreglo a lo largo de las paredes de la cámara, -
Alfanje y corsé de acero, y su fiel espada de Damasco,
Curvada en la punta e inscrita con su mística frase árabe,
Mientras que debajo, en un rincón, había una pieza de caza, un mosquete y una mecha.
Era bajo de estatura, pero fuerte y atlético,
Ancho de hombros, pecho profundo, con músculos y tendones. de hierro;
marrón como una nuez era su cara, pero su barba rojiza ya estaba
descascarada con parches de nieve, como los setos a veces en noviembre.
Cerca de él estaba sentado John Alden, su amigo y amas de casa d compañero,
Escribiendo con diligente velocidad en una mesa de pino junto a la ventana;
Rubio, de ojos azules, con delicada tez sajona,
Teniendo el rocío de su juventud, y el belleza de ella, como los cautivos
A quien San Gregorio vio, y exclamó: 'No ángulos, sino ángeles'.
El más joven de todos fue el de los hombres que llegaron en el Mayflower.

andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; De repente rompiendo el silencio, el diligente escriba interrumpiendo,
Habló, en el orgullo de su corazón, Miles Standish, el Capitán de Plymouth.
'Mira estos brazos', dijo, 'las armas de guerra que cuelgan aquí
¡Lustre, brillante y limpio, como para un desfile o una inspección!
Esta es la espada de Damasco con la que luché en Flandes; esta coraza,
¡Bueno, recuerdo el día! una vez me salvó la vida en una escaramuza;
Aquí en frente se puede ver la fuerza misma de la bala
Disparada a quemarropa en mi corazón por un arcabucero español.
Si no hubiera sido por puro acero, los huesos olvidados de Miles Standish
Estarían en este momento enmohecidos, en su tumba en los pantanos flamencos. '
Entonces respondió John Alden, pero no levantó la vista de su escrito:
' Verdaderamente el soplo del Señor ha disminuido la velocidad de la bala;
¡Él en su misericordia te preservó, para que seas nuestro escudo y nuestra arma! '
Sin embargo, el Capitán continuó sin hacer caso de las palabras del joven:
'Mira, qué brillantes están bruñidos, como si estuvieran colgando de un arsenal;
Eso es porque lo hice yo mismo, y no se lo dejé a otros.
Sírvete tú mismo, ¿quieres? bien servido, es un adagio excelente;
Así que cuido de mis brazos, como tú de tus plumas y tu tintero.
También están mis soldados, mi gran e invencible ejército,
Doce hombres, todos equipados, cada uno con su descanso y su mecha, Dieciocho chelines al mes, junto con la dieta y el pillaje,
Y, como César, ¡sé el nombre de cada uno de mis soldados! '
Esto lo dijo con una sonrisa, que bailaba en sus ojos , como los rayos del sol
Danzan sobre las olas del mar, y se desvanecen de nuevo en un momento.
Alden se rió mientras escribía, y aún así el Capitán continuó:

'¡Mira! puedes ver desde esta ventana mi obús de bronce plantado
En lo alto del techo de la iglesia, un predicador que habla con el propósito,
Firme, directo y fuerte, con una lógica irresistible,
Ortodoxo, destellando convicción directamente en los corazones de los paganos.
Ahora estamos listos, creo, para cualquier asalto de los indios;
Que vengan, si quieren, y cuanto antes lo intenten mejor, -
Que vengan si quieren, ya sea sagamore, sachem o pow-wow,
Aspinet, Samoset, Corbitant, Squanto o Tokamahamon! '
andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; Se quedó largo rato en la ventana y contempló con nostalgia el paisaje,
bañado por una fría niebla gris, el aliento vaporoso del viento del este,
bosque, pradera y colina, y el borde azul acero del océano,
Yaciendo silencioso y triste, en las sombras de la tarde y el sol.
Sobre su rostro revoloteaba una sombra como las del paisaje,
Penumbra entremezclada con luz; y su voz estaba dominada por la emoción,
Ternura, lástima, pesar, mientras después de una pausa procedía:
'Allí, en la colina junto al mar, yace enterrada Rose Standish;
Hermosa rosa de amor, que floreció para mí junto al camino!
¡Ella fue la primera en morir de todos los que vinieron en el Mayflower!
El verde sobre ella está creciendo el campo de trigo que hemos sembrado allí,
¡Es mejor esconder de los exploradores indios las tumbas de nuestro pueblo,
para que no los cuenten y vean cuántos ya han perecido! '
Con tristeza, desvió la mirada y se paseó de un lado a otro, y fue pensativo.

andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; andnbsp; Fijado a la pared opuesta había un estante de libros, y entre ellos
Tres prominentes, distinguidos por igual por volumen y por encuadernación;
Guía de artillería de Bariffe, y los Comentarios de César,
Fuera del Latín traducido por Arthur Goldinge de Londres,
Y, como custodiado por estos, entre ellos estaba la Biblia.
Meditando un momento ante ellos, Miles Standish hizo una pausa, como si dudara
Cuál de los tres que debería elegir para su consuelo y consuelo,
Ya sean las guerras de los hebreos, las famosas campañas de los romanos,
O la práctica de la Artillería, diseñada para los cristianos beligerantes.
Finalmente abajo de de su estante arrastró al pesado romano,
Se sentó a la ventana y abrió el libro, y en silencio
volteó las hojas gastadas, donde las marcas de los pulgares gruesas en el margen,
Como el pisoteo de los pies, proclamó que la batalla era más ardiente.
No se oyó nada en la habitación excepto la pluma apresurada del joven,
Ocupado escribiendo epístolas importantes, t O pasa por el Mayflower,
¡Listo para zarpar mañana, o al día siguiente a más tardar, si Dios quiere!
De regreso a casa con las nuevas de todo ese terrible invierno,
Cartas escritas por Alden, y llena del nombre de Priscilla,
llena del nombre y la fama de la doncella puritana Priscilla!

Mejorar esta traducción

Debido a la falta de tiempo y de personas, muchas traducciones se realizan con el traductor automático.
Sabemos que no es lo mejor, pero es suficiente para dejarlo claro a quienes nos visitan. de la canción.
Con su ayuda y la de los demás visitantes, podemos hacer de este sitio una referencia para las traducciones de canciones.
Usted desea dar su contribución a la canción Miles Standish Estamos felices!

CREDITOS

Apoya a los autores y las etiquetas detrás de su creación comprándolo si lo deseas.

Henry Wadsworth Longfellow

Miles Standish: letra traducida en español y original - Henry Wadsworth Longfellow
Henry Wadsworth Longefellow, que vivió entre 1807 y 1882, fue un poeta estadounidense del siglo XIX, mejor conocido por obras como 'Paul Revere's Ride', 'The Song of Hiawatha' y Henry Wadsworth Longefellow, que vivió entre 1807 y 1882. un poeta estadounidense del siglo XIX, mejor conocido por obras como “Paul Revere's Ride”, “The Song of Hiawatha” y “Evangeline”, que todavía se leen y estudian en la actualidad.

Miles Standish

Henry Wadsworth Longfellow ha publicado una nueva canción intitulada 'Miles Standish' extraído por el álbum 'The Complete Poetical Works of Henry Wadsworth Longfellow' y nos alegra mostraros el texto y la traducción.

Esta es la lista de las 15 canciones que constituyen el álbum. Podéis hacer clic sobre para ver la traducción y el texto.

Aquí está una pequeña lista de canciones que podría optar por cantar que incluye el álbum del que cada canción está

Ultimas Traducciónes y Textos Inseridos Henry Wadsworth Longfellow

Ultimas Traducciónes y Textos Inseridos

Traducciones más vistas esta semana

Hasta ahora habeis mejorado
225
traducciones de canciones
¡Gracias!